Ayni, PEX y las ruinas de Cajamarquilla

Ayni, PEX y las ruinas de Cajamarquilla

por Norberto Curitomai; norberto@exprr.com

19-1-2018

 

Retornando a Perú siempre encontrarás sorpresas, desde el estresante tráfico, la gente alegre y las ricas comidas que disfrutamos, lo novedoso brilla.

 

Pero en este último viaje a Lima, encontré algo que me dejó más que azorado. En mis visitas anteriores a Riveras de Cajamarquilla (lugar donde construimos un local comunal multiuso, zona muy afectada por los huaicos del río Huaycoloro). Allí muy pegado se encuentran las Ruinas de Cajamarquilla, construcciones milenarias de barro muy polvorientas. Antes solo había visto de lejos y parte de ellas.

 

Conversando con los comuneros, pregunté a uno de los líderes de la zona sobre estas ruinas y su respuesta me dejó estupefacto, mejor dicho nos impresionó porque estaba junto a Felipe Reinoso.

 

El lugareño nos dijo que las ruinas eran muy grandes y tenían muchos secretos, le preguntamos sobre el secreto, nos mencionó que ellos cuidan una momia como su guardián, no lo podíamos creer, pero era cierto: nuestros ojos vieron a ese peruano o peruana de cientos o miles de años en su sarcófago, sentada en su aposento, rodeado de muchos artículos, cubierto por el polvo del tiempo, es un lugar sagrado que solo ellos saben dónde está y lo abren para ver a través de un pequeño orificio que luego cubren muy bien no dejando nada expuesto.

 

Luego de esta maravillosa experiencia junto a Felipe, subimos a una camioneta 4 x 4 y nos adentramos hacia la zona central como a medio kilómetro y nos quedamos verdaderamente pasmados al encontrar lo que allí vimos.

 

Las fotos dan cuenta de unas magníficas construcciones que se mantienen a través del tiempo, en medio de ellos hay un reloj solar y un laberinto de pequeñas puertas y cuartos interconectados uno tras otro, de todos los tamaños y una muy grande que parece ser la principal.

 

Espero que disfruten las vistas, es nuestra historia, por ahora está así, pero poco a poco se está destruyendo ya que no tiene ninguna protección o cuidado de parte del gobierno o ministerio de Cultura.

 

¡Cuántos países quisieran tener este tipo de pasado para gritar al mundo entero su existencia!

 

Nuestra historia debería unirnos y estar orgullosos de ser parte de una nación que construyó un imperio tan organizado como el incaico.

 

Por eso, como un homenaje a nuestra historia, comprometiéndonos a estudiar más sobre estas ruinas, pusimos el nombre en quechua al local comunal construido (AYNI-OFENSIVA PEX), AYNI es una palabra quechua que significa cooperación y solidaridad recíproca